Periodismo: profesión de alto riesgo en 2017

profesión
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

El periodismo puede ser una profesión de alto riesgo. Según el país en el que lo ejerzas y el tipo de periodismo que hagas tu destino puede conducir a la prisión o, en el peor de los casos, a la ejecución. El último informe publicado por el Comité para la Protección de los Periodistas refleja que, en lo que va de siglo, el 2016 fue el año en el que más periodistas fueron encarcelados. 259 compañeros cumplen condena en prisiones de medio mundo por realizar su trabajo y otros muchos ni siquiera viven para contarlo.

Periodistas encarcelados

El trabajo del periodista es informar de la actualidad en un lugar concreto y en un momento concreto. Pero hay países en los que la actualidad está repleta de hechos atroces dignos de ser publicados con legislaciones que impiden a los periodistas hacer su trabajo. La censura, la persecución y las amenazas son condiciones a las que se enfrentan cada día profesionales de la comunicación de medio mundo. Condiciones que dificultan su labor y que, de no ser aceptadas, pueden conducir a su encarcelamiento.

Turquía, China y Egipto en el medallero

Turquía lidera este horrible ranking. El intento de golpe de estado de julio de 2015 significó una vulneración de las libertades civiles a todos los niveles. Como no podía ser de otra forma, la libertad de prensa fue prácticamente aniquilada durante días. Las autoridades detuvieron y amenazaron a periodistas a lo largo de todo el país y el estado turco asumió el control de buena parte de los medios de comunicación. Sin duda, uno de los episodios más trágicos en la historia del periodismo mundial. Un episodio que mantiene a 81 periodistas encerrados en las cárceles turcas.

En segunda posición está China. El régimen de Beijing ha aumentado en los últimos años el acoso a periodistas y activistas que cubren abusos de derechos humanos. El control de las redes sociales deja escasos huecos para la libertad de expresión. Aun así cada vez son más los casos de reporteros y periodistas que utilizan vías digitales para trasladarnos lo que pretende esconder el Gobierno de Xi Jin Ping. Un gobierno que mantiene a 38 periodistas bajo su custodia.

El tercer lugar es para Egipto. Las manifestaciones antigubernamentales producidas a finales de enero de 2011 conllevaron al fin de treinta años de mandato de Hosni Mubarak. Pero no dieron comienzo a una época gloriosa en lo que se refiere al respeto de las libertades individuales. En estos seis años hacer periodismo en Egipto ha sido una tarea verdaderamente arriesgada y costosa. Y parece que nada va a cambiar en 2017. Al menos, es lo que refleja la creación por parte del Gobierno de Al Sisi del “Consejo Supremo para la Administración de los Medios de Comunicación”, una especie de órgano censor dependiente del gobierno. Actualmente 25 periodistas permanecen encarcelados en Egipto.

Asia y África nutren la lista

17 compañeros están encarcelados en Eritrea, 16 en Etiopía, ocho en Irán, siete en Siria, seis en Arabia Saudí… Toda una larga lista continúa por Vietnam, Bahréin, Venezuela, Rusia y Uzbekistán, ente otros estados que consideran a los periodistas como sus enemigos. El mapa evidencia que la mayor parte de los periodistas encarcelados se encuentran en prisiones del continente africano y asiático.

profesión

Sin duda, el conflicto Sirio de 2010 tuvo y tiene repercusiones en el porvenir de la política mundial. Pero especialmente visibles han sido sus repercusiones en Oriente Medio. En muchos casos, la persecución y el boicot a los periodistas locales ha convertido nuestra profesión en una auténtica heroicidad. A la vez, las nuevas tecnologías y las redes sociales han imposibilitado la censura en multitud de ocasiones. Es más, episodios como las Primaveras Árabes no habrían llegado a las redacciones de Occidente de forma efecitiva.

Periodistas muertos en cumplimiento de su labor

En los últimos años, los periodistas de guerra no sólo se enfrentan a caer víctimas del fuego cruzado en combate. También se exponen a ser secuestrados y asesinados por el Estado Islámico (EI), quien sitúa a los periodistas entre sus principales objetivos.

Según un informe de la Campaña Emblema de Prensa (PEC) 156 periodistas murieron en el ejercicio de su profesión en 2016. Catorce compañeros murieron en Siria, trece en Afganistán y doce en México. India, Rusia, Filipinas, Irak, Guatemala…  Es bochornoso observar el largo listado de países en los que mueren periodistas por hacer su trabajo. Pero de nuevo, todo indica que las cosas no se encaminan a cambiar en este 2017.

profesión

En lo que va de año, ha habido que añadir un nuevo nombre al listado. Es el de Abdul Hakim Shimul, periodista del diario “Samakal” de Bangladesh. El pasado tres de febrero fue asesinado mientras cubría los disturbios que se producía en la ciudad de Shahjadpur.

Periodismo en el punto de mira

El periodismo está pasando por uno de los momentos más amargos de su historia. El asesinato de los periodistas de la revista satírica Charlie Ebdo conmocionó al mundo entero. Al igual que ellos compañeros de todos los lugares del mundo siguen dando la vida por su profesión. Una profesión para la que, como señalaba Ryszard Kapuscinski, no sirven los cínicos. Más que nunca el mundo necesita un periodismo valiente, imparcial e independiente. El tipo de periodismo que hace que nuestros compañeros estén encerrados o enterrados por no rendirse ante las amenazas de NADIE.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail